PUENTE DE CAL Y CANTO

PUENTE DE CAL Y CANTO


El Puente de Calicanto o de Cal y Canto fue un puente construido sobre el río Mapocho, en la ciudad de Santiago de Chile. Obra del feroz corregidor Luis Manuel de Zañartu, es considerada una de las mayores obras arquitectónicas de la historia de la ciudad y fue símbolo de ésta hasta su demolición en 1888.










Esta obra de ingeniería medía 202 metros de largo, siendo 120 de éstos los correspondientes al ancho del río y los restantes eran las rampas necesarias para alcanzar la altura de la calzada. El puente se elevaba a más de 12 metros de altura sobre el río y tenía un total de 11 arcos de 9,2 metros de alturas. Los pilares descansaban en cimientos de más de 4,2 metros de profundidad y su calzada tenía un ancho de 8,4 metros, por donde podían circular carretas en ambos sentidos dejando espacio para caballos y peatones. Su estructura estaba hecha de cal de Polpaico y de rocas traídas de las canteras de Cerro Blanco y utilizaron más de doscientos mil huevos para pegar estos elementos. La utilización de cal y cantos fueron los que le dieron el nombre con el que pasó a la historia este puente.




PIEDRA RESCATADA DEL ANTIGUO PUENTE DE CAL Y CANTO




  El río Mapocho es un pequeño cauce y solamente en los meses de invierno, crece y se convierte en un caudaloso torrente que puede arrasar con todo a su paso, lo que obligó al gobierno colonial además a comprometerse con la construcción de los tajamares para proteger a la ciudad de las crecías del Mapocho. Sin embargo, el bajo cauce del Mapocho contrastaba con el enorme puente construido. De los 11 arcos, 3 nunca fueron tocados por las aguas y se convirtieron en baños públicos, por lo que se consideró que "El Calicanto es demasiado puente para el Mapocho". Un estadounidense, en1850, llegó a afirmar que "La ciudad debería vender el puente, o comprar un río bastante para él". Con el paso de los años, el Calicanto se volvió un símbolo de la ciudad y todo un centro comercial para los santiaguinos. En los años 1830se construyeron sobre cada pilar del lado poniente, unas garitas semicirculares en las que se instalaron tiendas, en las que se vendían frutas, baratijas, dulces y otras confecciones. En total, hubo hasta cinco boticas, dos panaderías, bodegas de vinos, relojerías,sombrererías, talabarterías y hasta la imprenta del periódico "La Estrella de Chile", que se instaló en julio de 1887. Catorce meses después, los encargados de la canalización del río ordenaron derribar el Puente para continuar con sus trabajos. A pesar de las diferentes reacciones en contra de dicho suceso por parte de la opinión pública, el puente más grande de Santiago fue minado el 10 de agosto de 1888.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ingresa tus aportes y comentarios.